dilluns, 23 de novembre de 2009

Lillo bautiza "Ruta de los valencianos" a la nueva vía al Rhaski Peak (5.250m)

El proyecto solidario "Valencia por las montañas del mundo-Aspanion", liderado por el bombero Vicente Lillo, ha sumado un nuevo éxito en su ya dilatada trayectoria -suman 14 ascensiones desde 1997- , al ser el primer grupo alpinista mundial que asciende el Rhaski Peak (5250 metros) en el Himalaya por la ruta noroeste. Un camino inexplorado incluso por los sherpas locales y que, después de marcarla con clavos, se ha decidido bautizar como "la ruta de los valencianos". Lillo, acompañado por Salvador Sáez, Miquel Andreu y Vicente Llopis, hizo cumbre a las 11 de la mañana del pasado 29 de octubre.

La aventura no fue sencilla. Primero porque la expedición tuvo que cambiar de objetivo. El primero era el Singu-chuli, de 6550 metros, era imposible de afrontar por problemas técnicos insuperables, por las peligrosas grietas, que impidieron acceder a la pared. El grupo no se desmoralizó y el Rhaski-Peak, de apariencia más sencilla, también planteó batalla. Al ser una nueva ruta, no había una senda marcada, con todos los riesgos que ello conllevaba, al abrir paso desconociendo si en cualquier pisada por la nieve aguardaba una caída al vacío: "Afortunadamente no hubo incidencias destacadas y la temperatura fue magnífica. Después de alcanzar el Campo 1 -4.600 metros- sufrimos una lluvia continua de piedras y la cuerda fija se cortó dos veces", relata Lillo.

Con la vigilante compañía de la silueta del mítico Annapurna, la expedición atacó la cumbre el 29 de octubre y fue completada tras siete horas de ascensión con temperatura inferiores a los veinte grados bajo cero: "A nivel alpino es un hito. Todo ha funcionado a la perfección", añade. En la cima, como ya es costumbre, se clavó una Senyera y la bandera de Aspanion, la Asociación de Padres de Niños con cáncer de la Comunitat Valenciana, a quienes va dedicada cada ascensión. El grupo también elaborará un nuevo documental sobre la aventura que exhibirá al público en el mes de febrero y ya piensa en el próximo desafío, para 2010, en los Andes.

.- Levante-EMV